Google+

Turismo del champiñón en La Rioja

Imagen de la sección

Historia del consumo y cultivo de setas I

Historia del consumo y cultivo de setas I

15 de Junio de 2017

La relación del ser humano con el Reino de los Hongos ha existido desde que el hombre es hombre. En esta primera entrega, echamos la vista atrás para recorrer la historia y evolución del consumo y cultivo de setas: desde los orígenes prehistóricos hasta la Edad Media.

La mayor parte de las culturas humanas han concebido las setas como elementos especiales, misteriosos y cargados de poder sobrenatural. El escepticismo y los prejuicios han rondado sobre ellas desde que los primeros hombres experimentaran con las plantas silvestres, descubriendo en el proceso qué especies les mantenían con vida y cuáles se la quitaban. En medio de este aprendizaje, las setas fueron vistas como una salvación vital o como una peligrosa vía sin retorno hacia la muerte. 

1. El consumo de setas en la Prehistoria

Es probable que el consumo humano de setas se diese ya entre los primeros cazadores-recolectores. Sin embargo, no tenemos datos fiables que nos lo atestiguen hasta hace unos 13.000 años.

Las setas fósiles más antiguas fueron halladas en el yacimiento de Monte Verde (Chile). Otro hito relacionado fue el descubrimiento de un cuenco con setas silvestres en una casa de la Edad de Bronce en Nola (Italia). Incluso en pinturas rupestres del Sahara, han aparecido representaciones antropomorfas de setas.

2. El consumo de setas en la Antigüedad

Desde el antiguo Egipto, los humanos atribuyeron a las setas múltiples propiedades. Los egipcios las consideraban un 'alimento de los dioses' que aportaba la inmortalidad a quienes las consumían. Es por ello que, con el fin de no compartir este privilegio, los faraones prohibieron comer setas e incluso tocarlas.

En la antigua Grecia, fue el poeta Eurípides el primero en describir intoxicaciones por consumo de setas. También se dieron entonces las primeras clasificaciones micológicas: el filósofo Teofrasto las definió como ‘plantas imperfectas’ y el médico-botánico Dioscórides las separó en 'perniciosas' y 'beneficiosas'.

Los romanos, quizás influidos por Egipto, incluyeron las setas en la dieta de las legiones porque pensaban que su consumo otorgaba fuerza divina. Con el tiempo, también se les atribuyó poderes afrodisíacos. De hecho, el propio Julio César decidió prohibir su consumo entre las tropas para evitar escarceos indeseados. Durante el Imperio romano, sus propiedades las convirtieron en alimentos exclusivos de las clases altas y su comercio estuvo regulado por varias leyes. En el siglo I d.C., hacen referencia a ellas el poeta Horacio y los filósofos Cicerón y Séneca. Este último, acorde a su filosofía, las definirá como 'lujos innecesarios'. El propio emperador Claudio, aficionado al consumo de setas, morirá envenenado tras consumir una Amanita phalloides

3. El consumo y cultivo de setas en la Edad Media.

En la Edad Media, las supersticiones convirtieron a las setas en 'criaturas del Diablo'. Este, vagando por el mundo convertido en un viejo y corpulento sapo, hacía surgir del suelo una o varias setas cada vez que quería descansar. De hecho, los círculos de setas en los claros de bosques, llamados ‘anillos de brujas’ o ‘anillos de hadas’, se interpretaban como lugares de reunión donde estos seres mitológicos danzaban formando corros a la luz de la Luna. Estas y otras patrañas hicieron que mucha gente tuviese miedo a consumir setas

El hongo alucinógeno Claviceps purpurea, conocido como cornezuelo del centeno, causó estragos en esta época debido a la contaminación de las harinas. Su consumo, además de afectar al sistema locomotor y favorecer la aparición de gangrenas, producía alucinaciones y trastornos mentales que podrían ser el origen de buena parte de los casos de brujería y endemoniados más famosos de la Edad Media.

En Oriente, el consumo de setas es antiguo y arraigado. En China ya se daba antes del inicio de nuestra era y, desde al menos el siglo XII, el tratado agronómico de Wu Sang Kwuang atestigua los primeros cultivos de hongos que se conocen. Estos pertenecen a la variedad Shiitake (Lentinula edodes), aunque hay fuentes que adelantan su cultivo hasta el siglo II. La producción de esta seta, que pronto se extendió a Japón y a la península de Corea, tenía lugar en troncos humedecidos del árbol shii, siendo este el origen de su nombre.

Mientras Asia se instituía como la promotora en el cultivo de hongos, las setas siguieron causando temor y desconfianza en Europa, lo cual terminó por demonizar su consumo. En el siglo XIII, San Alberto Magno llegó a afirmar que las setas no eran 'plantas', sino 'exhalaciones de la tierra, frágiles y perecederas'.

Respecto a la América precolombina, sabemos que varios pueblos le atribuían orígenes divinos a las setas alucinógenas. Afirmaban que su consumo podía curar a los enfermos, permitía hallar objetos o personas perdidas, dotaba de fuerzas sobrenaturales y ejercía como nexo de comunicación con los dioses. Como ejemplo a lo dicho, los mayas denominaban Teonanácatla ('hongo sagrado') a la Psilocybe cubensis.

 

Cabecera: setas en una estela funeraria griega del siglo V a.C. (ancient-origins.net).

Imagen 1: representaciones antropomorfas de setas en el Sahara (fungiturismo.com).

Imagen 2: cultivador chino de shiitake en la Antigüedad (fungiturismo.com).

Compartir: 

Comentarios

Marta
Me encanta!! Muy curioso, chicos. Deseando que llegue el siguiente número. Un saludo
Ramón
Muy buena información y muy interesante. Pensaba que los primeros cultivadores habían sido los franceses y veo que los chinos se vuelve a adelantar a todos.
Luis Domínguez
Agradezco la información y añado una curiosidad: los mayas también acostumbraban a tallar esculturas de hongos antropomorfos. Por desgracia, buena parte de ellas fueron destruidas por los cristianos. Si tenéis oportunidad, buscadlas en Google. Abrazos
Ladislao Ruiz
Un mundo interesante el reino Fungi, me apasiona. Hay mucho por descubrir.
WALTER
Deseando leer ya la segunda parte. Sobre todo la referente al cultivo moderno.
Alfonso Sanz
Había leído algo al respecto. Es curioso la buena imagen que se tenía de los hongos en la Antigüedad y cómo los demonizaron después en la Edad Media.

Añadir nuevo comentario

10 + 7 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Noticias relacionadas

Los primeros cultivadores de champiñón lo cultivaban a caballón bajo las catacumbas de París
Dom, 03/15/2015

Angel Moioli es el último cultivador de 'champiñón de París', un cultivo tradicional que hunde sus raíces en el siglo XIX. Conocemos los orígenes de este cultivo.

Setas de ostra albardadas con huevo y harina
Vie, 05/15/2015

Esta vez os traemos una receta tradicional riojana: Setas de Ostra con gabardina. Un plato rápido y sencillo que aportará un sabor dulce y divertido a vuestro plato.