Google+

Turismo del champiñón en La Rioja

Imagen de la sección

Hongos para vestir o para morir

hongos, curiosidades

Hongos para vestir o para morir

15 de Diciembre de 2016

Recientemente, la innovación y el desarrollo tecnológico, aplicados al mundo de los hongos, han permitido crear ropa y complementos a partir de estos seres vivos, ya sea para vestirnos con ellos o para que nos descompongan al morir, ahorrándonos así un costoso ataúd. 

Cuando nada parecía ser más novedoso que el uso de los hongos como material de construcción, el ingenio humano vuelve a sorprendernos. Esta vez lo ha hecho aplicando las bondades del Reino Fungi al mundo de la moda y el diseño. Así ha nacido el muskin, una tela ecológica elaborada a base de la cutícula del sombrero de las setas, pero que presenta un aspecto casi idéntico al del cuero animal.

 

Los padres del nuevo invento son Grado Cero Espace, una empresa italiana especializada en el desarrollo de alternativas sostenibles. Sus creadores aseguran que el muskin es más resistente de lo que parece, siendo un material a prueba de humedad, hongos y bacterias. De momento, la empresa sólo comercializa sombreros y bolsos, pero se plantea ampliar mercado con el diseño de zapatos, relojes y otras prendas a base de muskin.

Vestir con ropa fungi puede parecer una auténtica locura, pero la cosa se queda corta si la comparamos con el 'traje mortuorio de hongos', sorprendente propuesta de la artista surcoreana Jae Rhim Lee. En este caso, más que lucirlo en nuestro día a día, nos serviría para ser enterrados una vez muertos, ahorrándonos así el costoso ataúd. El traje mortuorio de Lee contiene miles de esporas que generarían un hongo encargado de alimentarse y descomponer el cadáver, neutralizando así las toxinas que el cuerpo humano libera al morir.

El traje, que también cuenta con una versión para mascotas, pretende ser una alternativa sostenible al inevitable proceso de la muerte. Para ello, Lee se ha valido del poder reciclador de los hongos, capaces de descomponer la materia orgánica que no sirve y convertirla en nutrientes. Aunque su comercialización no parece ser fácil porque la propuesta choca frontalmente con las creencias religiosas de ciertos colectivos, Lee asegura que ya s​on cientos los que han solicitado el traje, ya sea en pos de preservar el medioambiente o bien por motivos económicos.

 

Cabecera: la moda fungi ha llegado para quedase, Saccstry (gagadaily.com).

Imagen 1: sombreros y bolsos de muskin, Grado Zero Espace (gradozero.eu).

Imagen 2: Jae Rhim Lee vestida con su fungi mortaja, TED (ted.com).

Galería de fotos

Videos

Jae Rhim Lee: Mi traje de hongos para entierros
Compartir: 

Comentarios

Roberto Arce
Me parece descabellado que la gente use sombreros de setas o se entierre en ellos. Una cosa innovar y otra es hacer el imbécil.
Nuria
Pues yo creo que si todos pensásemos como esta china, otro gallo nos cantaría. Para imbeciles están todos los que contaminan
un setero
En primer lugar, es surcoreana. Y en segundo lugar, no creo que insultando se solucione nada. A mi me parece muy buena idea. Esto es facil, el que tenga creencias que se entierre como siempre, pero el que quiera dejarse comer por hongos, porque no?
amaia
yo lo de enterrarme con hongos lo veo dificil. me da cosa imaginarme mi cuerpo cubierto de setas. pero esta bien para quien quiera
yo
lo que me quedaba por ver, la gente esta loca
Martín Villalba
Pues me parece una iniciativa cojonuda si el traje es barato, porque ahora te cuesta un ojo de la cara enterrarte y además, así no contaminas.

Añadir nuevo comentario

Noticias relacionadas

Los primeros cultivadores de champiñón lo cultivaban a caballón bajo las catacumbas de París
Dom, 03/15/2015

Angel Moioli es el último cultivador de 'champiñón de París', un cultivo tradicional que hunde sus raíces en el siglo XIX. Conocemos los orígenes de este cultivo.

errores comunes al cocinar champiñón y setas silvestres y cultivados
Vie, 04/15/2016

Lavar las setas, pelarlas o cocinarlas en agua o vino blanco son errores comunes que cometemos a diario. Hoy repasamos qué no debemos hacer al cocinar setas. ¡Preparaos!