Google+

Turismo del champiñón en La Rioja

Imagen de la sección
cómo recolectar hongos o setas silvestres sin miedo a destrozar o dañar

¿Cómo recolectar setas correctamente?

15 de Octubre de 2014

Saber recolectar setas correctamente no sólo facilitará nuestro éxito micológico, sino que también nos ayudará a prevenir la destrucción medioambiental del bosque. Tan importante es tener una buena jornada de setas, como llevarla a cabo sin dañar a los seres vivos que nos las otorgan. Hoy aprenderemos cómo recolectar setas silvestres de forma adecuada y no dañida.

Ahora que ya conocemos la diferencia entre hongo y seta y que hemos aprendido por qué los hongos dan setas, estamos listos para descubrir cómo recolectar setas sin causar daño al micelio. La primera duda que nos surge es relativa al método: ¿las setas se recolectan a mano o con una navaja?

Siempre que hablemos de setas con sombrero y pie, el planteamiento de la pregunta es erróneo de principio a fin. Ambas formas pueden ser adecuadas o inadecuadas, todo depende de cómo se haga. 

Si decidimos recolectar a mano, deberemos sujetar la seta por el tallo y girarlo 360º, evitando sacarla a tirón para no dañar el micelio. Si usamos navaja, cortaremos la base del pie de forma horizontal y evitaremos penetrar con la punta en el suelo, preservando así la integridad del micelio. Lógicamente, esto descarta de forma radical el uso de rastrillos, azadas y otras técnicas bárbaras que sólo acabarán provocando la muerte del hongo si estas se perpetúan en el tiempo.

Aunque teóricamente ambas técnicas son igual de válidas, los expertos suelen recomendar el uso exclusivo de la segunda. El motivo no se debe a que una sea mejor que otra, más bien depende de la mayor o menor pericia del micólogo aficionado. Al fin y al cabo, es más facil cometer daños irreparables si cogemos setas a mano que si lo hacemos con navaja. Por tanto, a menos que se sea profesional, siempre debemos hacer uso de la navaja.

Una vez recolectada, la seta debe ponerse con el himenio boca abajo sobre una cesta de mimbre. De esta forma, el consecuente pasear de nuestra recolección ayudará a las setas a esparcir sus esporas, facilitando la perpetuación de la especie. Eso sí, del mismo modo que hemos de usar cesta, debemos evitar el uso de bolsas de plástico.

Siguiendo estas recomendaciones comeremos setas sin dañar el entorno, recordando siempre que un bosque sin hongos es un bosque sin setas.

Cabecera: boletus setero con cesta (facebook.com).

Imagen 1: setas huyendo del recolector (pinterest.com).

Imagen 2: recolección de morchellas o colmenillas (tumblr.com).

Compartir: 

Comentarios

Laly
A ver si la gente toma ejemplo. Buena explicacion
Paco
Aquí en el pueblo la jente me saca de quicio como cojen las setas lo destrozan todo y esto les iría de perlas
Julio
Muy bien explicado
Anónimo
Menuda recolección de morchellas os habéis cascado Saludos desde Conil figuras
Gabriel
En mi zona vemos todos los años a grupos de furtivo destrozando los bosques con rastrillos. Debería estar penado!

Añadir nuevo comentario

Noticias relacionadas

¿Qué diferencia hay entre un hongo y una seta?
Mié, 01/15/2014

¿Sabías que el revuelto de hongos no existe porque los hongos ni se recolectan, ni se comen? Hoy damos respuesta a estos enigmas. ¿Qué diferencia hay entre un hongo y una seta?

¿Cuándo y por qué salen setas cultivadas y silvestres? ¿Qué son las setas?
Mar, 04/15/2014

Si crees que la mejor época para la supervivencia de los hongos es el otoño, quizás debas replantearte tu conocimiento sobre la reproducción de las setas cultivadas y silvestres.